domingo, 15 de diciembre de 2013

037

Y ante todo este sentimiento que me inunda sólo consigo decir un "te echo en falta"

¿Dónde estas?
¿Cómo estas?

domingo, 17 de noviembre de 2013

036

Fue entonces, a través de esa noche gris y las lagrimas llenando sus ojos que descubrió que sí podía llegar a amar. El sentimiento en el que no creía estaba ahora instalado en su pecho haciéndole sentir viva al causarle tal dolor. ¿Sería posible? ¿Sería el amor tan fuerte como para hacer vibrar cada parte de su alma y a la vez llevarla a la muerte?

lunes, 28 de octubre de 2013

035

Es hoy que después de tantas noches de insomnio por fin lo comprendí, por fin lo acepte y me resigne. La angustia ha llegado a su fin, porque he podido darme cuenta de que definitivamente no merecía este dolor, todas esas horas llorando y preguntandome si podía haber hecho más, no lo merecía, pero tenía que pasar. No es a ti a quién debía dejar libre, porque lo he hecho hace ya unos meses, era a mi a quién necesitaba liberar de toda esta agonía, de toda esta culpa. No importan los ¿cómo? mucho menos los ¿por qué? ¿de qué me servirían ahora?.

Pensando en ti es que llegue al inicio de esta historia y entonces supe que todo lo que ocurrió valió la pena. Que sin duda nuestra historia fue única e inigualable, simplemente por eso, porque era nuestra y como tu tantas veces dijiste, no hay nadie en el mundo que pudiese ser capaz algún día de comprender esta complicidad. No habrá nadie nunca en este mundo que pueda destruir lo que existió, que pueda sacarnos de la vida del otro.

¿Qué más da si nuestros besos perteneceran a otros labios? ¿Qué más da si nuestros cuerpos no le perteneceran al uno o al otro? ¿Qué más da mañana? Si lo más importante ya esta escrito en nuestros cuerpos, en nuestras almas.

Intente decirte no, intente decirme no. Que bueno que no lo hice. Y si un día lees esto, sólo quiero que sepas que definitivamente vivirás en mi por siempre, que agradezco las risas, los llantos, la preocupación, los viajes, el aprendizaje, la ilusión y el amor con el que llenaste mi vida. Que pase lo que pase, estes físicamente o no en este mundo (rezo cada día porque esa horrible enfermedad no te robe tiempo ni calidad de vida) agradeceré eternamente que cambiaras mi vida.

Ahora sí, estoy lista. Mi querido chico ingles, finalmente estoy lista.

viernes, 25 de octubre de 2013

034

Como niña pequeña, volvió a llorar. Ahogando los gritos contra la almohada, sintiendo como por dentro todo se desgarraba. Y ¿de qué servía? si de todos modos los sentimientos no se marcharían.

jueves, 26 de septiembre de 2013

032

Que te disculpe me dices.

¿Qué tengo que disculparte?
¿Cuáles son los inconvenientes que me causas?

Serás tonto. Mi tonto. Siempre tonto.

Sabes que lo entiendo. Que lo respeto y que estoy de acuerdo en que enfrentes tu duelo. Cuando estés listo, estaré acá, sentada en el mismo lado de la cama con los brazos abiertos y una enorme sonrisa. Te contaré cosas tontas, de esas que nos hacen reír, que nos hacen olvidar aquellos malos ratos que en ocasiones no podemos evitar.

domingo, 22 de septiembre de 2013

031

Presentimientos.

Hay algunos presentimientos que uno desearía no tener jamás. Lo supe desde anoche cuando no quisiste hablar. Lo supe más ahora, aún sin decirme nada más.

Pregunta innecesaria "¿Quién?"

Conocía la respuesta desde antes de dármela a conocer, porque justo cuando vi ese "escribiendo..." un escalofrío recorrió mi cuerpo y un pequeño dolor se instalo en mi pecho. "Por favor no..." y como dicen, basta tan solo desear que no pase, para que suceda.

Una perdida más, dolor tras dolor. Y después preguntas ¿por qué me admiro tanto? Eres grande y en verdad, con todo mi corazón deseo que todo esto acabe. Que el cielo se ilumine por fin para ti y consigas ser feliz. Porque sé que lo mereces. Estoy aquí. Aunque no me veas ya. Estoy siempre aquí.

Un ángel más en el cielo cuidando de ti, sé que darías lo que fuese porque siguiera aquí. Incluso yo lo haría si eso nos la trajera de regreso. Mi ojitos de agua marina, si tan solo pudiera convertir en mío tu dolor...

sábado, 21 de septiembre de 2013

030

Y algunas veces al caer la noche, como esta por ejemplo; no puedo evitar extrañarte en mi cama, tu brazo acariciando mi espalda, mi cabeza en tu pecho y tu boca pronunciando un "ya, duerme pequeña".

No es siempre... no duele. Ya no duele, pero el sentimiento aún no muere.


lunes, 16 de septiembre de 2013

029

Desde que inicio el mes no he visto sino imágenes, quejas y burlas con respecto a México. He visto publicaciones y demás acerca del grito de Independencia, he escuchado el ¿qué celebramos si el país es un desastre? Ciertamente, lo es. Lejos estamos creo de lo que alguna vez logramos ser. Vamos de mal en peor y en verdad a este paso, sabrá Dios que será de las futuras generaciones el día de mañana.

Por un momento también paso por mi mente el ¿para qué ir? Sé que mucha gente lo hace por el grupo o cantante que se presentara después del show. Otros porque realmente lo sienten y otros como los "Importantes" porque es su responsabilidad.

Si he de confesarlo yo fui por diversión. Quería ver como aquellos que se encontraban arriba sosteniendo la bandera y gritando honraban a aquellos héroes que cambiaran una vez nuestra historia. Héroes que nunca llegaran a ser por supuesto. No porque no puedan, sino porque simplemente no se les da la gana.

Las quejas son innumerables, despotricamos, nos enfadamos y gritamos hasta lo que no a los personajes que hoy gobiernan nuestro país. Pero olvidamos y lo digo realmente, la enorme responsabilidad que tenemos en esto. Porque ellos no llegaron a donde están solos. Porque cuando las campañas andaban a todo lo que da no pensaban precisamente así.

Todos de alguna manera nos van a joder. Unos un poco más que otros pero lo harán. Y esto es simplemente porque nuestra calidad humana se ha disminuido enormemente. No sabemos hacer el bien sin obtener algo a cambio, un beneficio, una retribución. Juzgamos sin pensar que probablemente muchos de nosotros haríamos lo mismo de estar en su lugar o tener su poder.

Y no digo que todos, bendito sea el señor pueden quitarnos mil cosas pero orgullosamente puedo decir que existen personas con una calidad humada digna de admirarse. Y son estas personas las que me convencen de que no todo esta perdido, porque estoy segura de que en aquel entonces nuestros héroes de la Independencia tampoco la tuvieron fácil y aún así se arriesgaron y lograron su objetivo.

También me entristece ver a mi país en decadencia, ver las personas en quienes nos estamos convirtiendo, me entristece ver todo lo malo que pasa alrededor, la avaricia, la delincuencia, la pobreza y otras tantas cosas. Sí, a mi también me da coraje, rabia e impotencia no poder hacer más. Pero quejarme no cambiara las cosas y decir que México apesta para mi no es justo, porque quienes apestan son las personas que permiten que el país este llegando hasta este punto.

Sólo soy un alma más, pero de algo estoy segura, haré cuanto pueda por no ser una más del montón, después de todo dicen que nunca voy siguiendo al rebaño y siempre me voy por lo complicado. No digo que cambiaré al mundo, no creo mucho menos levantarme en armas o reclutar gente. Haré lo mejor que pueda, CONMIGO. Porque conformistas e inconformes ya hay muchos. No puedo cambiar a las personas, pero puedo trabajar en mi.  Y no sé, quizás si todos nos tomáramos la molestia de hacerlo aunque fuese un poco, las cosas serían distintas.

Nadie nos dijo que iba a ser fácil. Pero esta es nuestra vida y nosotros decidimos cómo la queremos vivir. Hay mucho por lo que agradecer, tenemos vida, una mente propia, familia y amor. Y no es que eso nos lo proporcione el país y a lo que voy es que no depende del lugar del mapa en que nos encontremos, depende de las personas que lo habitan.

 Ojo, yo no estoy a favor de nuestros gobernantes y este es sólo mi punto de vista, pocas veces hablo de un tema como este y sinceramente, tampoco les estoy obligando a leer.

domingo, 15 de septiembre de 2013

028

Un abrazo.


Había olvidado la calidez de aquel abrazo que llega sin buscarse. De aquel abrazo en que te atrapan sin necesidad de que lo pidas. El abrazo que te hace sentir incluso linda y querida.


¿Hace cuánto?

sábado, 14 de septiembre de 2013

027

Fui consciente de la enorme sonrisa que se instalo en mis labios. La emoción con que mis ojos miraban al frente. Me miraste y sonreíste.

- Buenos viejos tiempos.- Dije
- ¿Tu bailabas? ¿Eso? - Me miraste realmente intrigada. Te sonreí de nuevo.
- Lo hice. Lo hacía... y lo disfrutaba. Lo hice aquí también.
- Wow, no tenía idea. ¿En la escuela?
- Secundaria, sí.

Me sonreíste nuevamente y de nuevo tu mirada quedo atrapada ante ellos, sonreías y también yo lo hacía. Caminamos de nuevo y entramos por ese café.

- Quiero un frappucino, ¿qué pedirás tu?
- Curiosamente el café lo prefiero caliente.
- ¿Aún en tiempo de calor?
- Aún en tiempo de calor.

Una amena platica, sentimientos compartidos. Miedos y confesiones. Ilusiones y esperanzas. Es bueno hablar y es bueno escuchar. Es bueno simplemente darte un respiro.

martes, 10 de septiembre de 2013

026

Y ahí... donde las sonrisas se acumulan a pesar del dolor, es el sitio a donde pertenezco.

Siempre.

domingo, 8 de septiembre de 2013

025

Me dijeron que había que vivir el duelo, que me tomara mi tiempo, que esto no sería para siempre y pasaría. Sé con seguridad que será así, que todo es parte del proceso, que decir adiós siempre me ha costado un mundo, pero saberlo no evita que duela.

Quizás es que debía doler, no sé. Pensé realmente que mis lagrimas por dolor se habían agotado. No era así. Trate enormemente de mantenerme en pie, no perder la calma y pensar positivamente, pero la verdad es que desde hace días no he parado de llorar. Antes de dormir, al despertar, cada que un pensamiento o un recuerdo cruza por mi mente vuelvo a llorar y no lo puedo controlar. Agua salada sale de mis ojos sin poderla frenar.

Te extraño. Realmente te extraño. No desde este septiembre 4, te extraño desde hace tanto. Lo que fuimos. Extraño los momentos vividos, las ilusiones y los sueños compartidos. Extraño tus besos y el calor de tu brazos, mi cabeza recostada en tu pecho. Extraño los "te amo" y aquellos "no hay forma de que deje de quererte", extraño ser la causante de tus risas y hasta incluso que te preocupes por mi y me reprendas como niña chiquita. Extraño también lo que no fue, mi reflejo en ese par de ojos azules que me hacían soñar, los momentos que querías recompensar, extraño ser la mujer a quien decías amar. Ese viaje a Londres por planear y esa copa de whisky en algún buen bar. Extraño lo que fue y lo que ya no será.

Y vuelvo al mismo problema. Como cuando hablábamos de aceptar y resignarse. Me toco aceptar que no me querías más (si es que en algún momento lo hiciste, parecía muy real) pero me esta costando mares el tenerme que resignar. Resignarme a que conmigo ya no será, que ya no soy la protagonista de tus sueños, la causante de tus desvelos. Y entonces pienso en la envidia que le tengo y en lo poco que debí significar para tan deliberadamente caer solo en recuerdos.

Aún duelen tus palabras y lo expreso así acá, ahora. Duele que dijeses que no he sido tu amiga, porque los amigos no huyen y yo lo estoy haciendo. Me conoces mejor que nadie. ¿Mereces una amistad poco sincera? ¿Qué clase de persona sería si fingiera ser eso cuándo en realidad estoy enamorada de ti? Y después de todo lo ocurrido, de todo lo vivido me hablas como si estuvieses ofendido.

No fui yo quien llego un día y te dijo que le interesabas como algo más que un amigo. Dijiste, perdona, rompí el trato, me enamore de ti. Y entonces, cuando yo a ti más te amaba regresa ella y así sin más me das la espalda. ¿De verdad es que yo te he fallado? ¿Soy yo quién no supo ser una buena amiga?

Tal vez estoy huyendo, sí. Estoy tratando de protegerme... porque contigo siempre me mostré como era. Porque te deje entrar y conocer cada parte de mi como nunca nadie pudiera y de pronto te conviertes en un desconocido al que le importa poco si estoy bien o si este dolor me ha consumido. Y sé, con certeza que he tomado la mejor decisión al alejarme de tu lado, porque extraño SÍ, pero no al hombre de los últimos días, no a este que acaba de romperme y hacerme pedazos la vida. Extraño a aquel que como antes dije hubiera preferido antes cortarse un brazo que causarme una herida. A aquel que si me quería. Y es que como alguien hace muchos años me dijo "sólo extraño aquello que sé no volveré a tener"... y te extraño porque sé que no existe más aquel hombre del que me enamore.

Tan sólo espero que sepas que desde aquí, sigo rezando por ti. Por tu salud, tu bienestar y tu felicidad. Hasta el último de mis días, es algo que siempre te dije. No mentí.

jueves, 5 de septiembre de 2013

024

Escucho pasitos acercarse, dirijo mi mirada hacia la puerta y entonces puedo divisar tu pequeña silueta, no asomas tu cara pero sé que estas allí. Dirijo de nuevo la mirada a la pantalla y entonces escucho el tronido de tus besos, volteo nuevamente y sonrío. Entonces apareces, con esa enorme sonrisa en los labios y tus cabellos despeinados... mi sonrisa es más grande y no puedo evitar que lágrimas salgan de mis ojos. Me miras nuevamente y dices "no me veas tía Lidia" me regalas otra sonrisa y te marchas de nuevo.

Y es ahí, al mirarte que sé que daría mi vida porque sigas regalándome tanto amor. Porque tu siendo tan pequeña logras que yo encerrada en este dolor inmenso logre sentir paz. Mi pequeña princesa, lo digo en verdad. No habrá forma de que para mi dejes de serlo: NUNCA. Te amo.

Que los años tarden en llegar para que no pierdas los sueños, la fantasía y esa alegría que te caracteriza, porque si en mis manos estuviera alejaría de ti todo aquello que pueda dañarte. Y espero, realmente espero que tu historia sea mucho muy feliz.

lunes, 2 de septiembre de 2013

023

20 minutos.

Suficientes para que un mar de recuerdos lleguen hasta tu mente. Suficientes como para recordarte el lugar en que te encuentras hoy en día y renovar energías.

Miro al cielo una vez más... "ayúdame" susurro a ese ser en quien creo desde pequeña y empiezo a orar, tal como me lo enseñaron, con fe, con amor... con mi corazón en cada una de las palabras.

Y aunque una lagrima traicionera se desliza por mi mejilla, sonrío... y entonces una vez más me pongo en tus  manos y te digo "no me sueltes, no me dejes tu también".

viernes, 30 de agosto de 2013

022

- Y entonces, ¿cuál es ahora el plan?
- Ser todo lo contrario de lo que siempre he sido.
- Esa no eres tú.
- Esa es la idea, no quiero ser yo. Quiero ser esa por la que alguien se la juegue de verás. Quiero ser esa a la que le lloran, le sufren y le ruegan. No la niña linda y tierna a la que le tienen gran cariño por ser tan buena, no soy una mascota.
- ¿No has dicho que detestabas a esa clase de chicas?
- Sí. Pero he decidido cambiar de papel, o tomo las riendas o sigo llorando. Y de llorar, yo ya me he cansado. Ya no quiero estar del lado de la pobre perdedora. Quiero ser repudiada con razón.

miércoles, 28 de agosto de 2013

021

Otro objeto más que impacta contra las paredes de su cuarto. Histérica, no hay otra palabra que la defina mejor, esta enfadada... totalmente enfadada consigo misma. Y entonces piensa o tal vez es que no piensa, porque la sangre hierve y se da cuenta frente al espejo que no hay nadie capaz de hacerle tanto daño como aquel que ella misma se provoca.
Un grito ahogado contra la almohada y un golpe sordo a la pared. Si las cosas pudieran importarle un poco menos. Si fuese capaz de ver la vida de diferente manera.
Necesita un cigarro, quizás dos. Pero irónicamente se había desecho ya de todos. ¿Cómo se sigue viviendo aún con tanto veneno?

martes, 27 de agosto de 2013

020

De esas personas que da gusto conocer, te dejan un muy buen sabor de boca y una sonrisa en los labios...

O de esas otras que te gustaría conocer, como por ejemplo el chico aquel que ves casi todas las mañanas y toma el autobús junto a ti, con quien sólo has intercambiado algunas miradas.

domingo, 25 de agosto de 2013

019

El cielo tronó. El día llego. Y volví a sonreír.
Sonreí realmente. No como las sonrisas que he dedicado los últimos días. Fue una sonrisa sincera, contenía alegría, paz y esperanza. Y sobre todo contenía mi fe.
Todo se arreglara, todo volverá a colocarse en su sitio y el vacío que ahora esta instalado en mi, dejara de causarme dolor.
Al final alcanzare aquello que tanto anhelo. Porque lo merezco, porque sé que puedo.

sábado, 24 de agosto de 2013

018

- ¿Con tus padres? Debes estar bromeando. No creo que eso vaya a ocurrir.
Imposible. ¿Es que acaso le estaba tomando el pelo? Que locura. ¿Por qué sus padres querrían conocerle? ¡A ella! Es decir, ¿cuánto hacía que salían apenas? 3 meses. ¿No se supone que debieran ser los padres de ella quienes desearan conocerle a él primero? Nuevamente... ¡Que locura!
- Vamos, verás que son inofensivos. Quizás hasta te agraden.- Dijo él mientras le sonreía divertido.
- No lo comprendes ¿verdad? No me preocupa que me agraden, me preocupa YO no agradarles, es decir tu y yo realmente no tenemos nada. ¿Se los has dejado claro? Apenas nos conocemos, somos amigos simplemente o algo así. No es como que este buscando un marido o tu una esposa.
- Sólo quieren conocer a la chica con la que estoy compartiendo tanto tiempo, están curiosos. Hace tiempo no le dedicaba atención a nada que no fuese trabajo.
- ¡Genial! ¿Y qué culpa tengo yo de tus pocas ganas de socializar?
- Te estas volviendo loca por nada. No es para tanto, es sólo una cena... como si tu me invitaras a tu hogar un día.
- No lo creo. Simplemente no lo creo. Ni siquiera sé cómo debería vestirme. ¿Qué tal que no les agrado? ¿Qué tal que les caigo muy mal y te la montan por relacionarte con alguien como yo?
- ¿Estas hablando enserio? ¡Van a amarte!
Ni siquiera tu me amas imbécil pensó. Se preguntaba en qué momento la relación los había llevado a este punto. Ella no tenía claras las intenciones de él. Parecía gustarle, pero ¿y qué? eso no garantizaba nada. Llevarla a su casa era una locura ¿la estaba poniendo a prueba acaso? La iba a volver loca, un día de estos el chico que estaba apareciendo en sus sueños desde hacía un tiempo la iba a terminar volviendo completamente loca.
- Paso por ti a las 8:00, no te estreses ¿vale? Prometo que todo saldrá bien.


Decir que estaba hecha un manojo de nervios no hubiese sido suficiente, no tenía idea de cuántas horas tenía mirándose al espejo. Al final había optado por un vestido negro simple, con un largo que consideraba apropiado y sin ningún tipo de escote pronunciado, un poco de maquillaje para no verse tan desarreglada o desinteresada, pero no muy cargado tampoco. Se calzo un par de tacos azules y un abrigo a juego. Iba a matarlo. Apenas terminara esa noche podía considerarse hombre muerto. Miro al reloj que se encontraba en la pared 8:00 pm. Y en ese instante sonó el timbre.

- Te miras preciosa.- Le dijo apenas la vio.
-Ya cállate y terminemos con esto- Dijo ella saliendo de su casa y encaminándose al coche.
No hablaron realmente durante todo el trayecto, él la miraba cada que podía, pero ella ni se inmutaba. Realmente no sabía a qué iba todo este circo montado. La verdad es que durante estas horas se ha hecho mil preguntas acerca de ellos. Estaba insegura, de lo que estaba ocurriendo, de lo que estaba sintiendo y de lo que él pudiera sentir por ella.

La cena transcurrió tranquila, los padres del chico resultaron muy agradables y al parecer les había causado una buena impresión. Le pidieron que volviera pronto y han charlado muy amenamente. Nadie entro en gran detalle, ni siquiera le hicieron sentir incomoda con un ¿cómo se conocieron?. Fue casi como si le conocieran de toda la vida.

Una vez fuera, mientras se dirigían de nuevo a su casa ella no pudo más, de sus ojos incontrolables lágrimas empezaron a salir resbalando por su mejilla. Él la miro preocupado, intento tomar su mano pero ella la aparto antes de poder hacerlo. No dijeron nada hasta que llegaran y entraran a la casa.

-¿Qué es lo que pasa?.- Le dijo él por fin.
-¿Qué es lo que pasa? .- Explotó- ¿A qué demonios estas jugando? ¿Qué pretendes con todo esto? No sé de qué se trata pero no me agrada, tu maldito juego me ha colmado la paciencia ¿sabes? Y no, no voy a tolerarlo... No puedes jugar conmigo así, no puedes salir conmigo y después de 3 meses no saber hacia dónde vamos, no puedes de repente llevarme a casa de tus padres cuando ni siquiera tengo idea de qué somos porque jamás lo he tenido claro. Maldita sea, no sabes cuanto te detesto.

- Te amo Arely
- ¿Qué?
- Que te amo, que eres una tonta si no lo sabes. Que realmente debes ser muy despistada si no te has dado cuenta que durante estos 3 meses no he podido sacarte ni un instante de mi cabeza, que tu sola presencia ilumina cada uno de mis días. Que eres la razón de que sonría como un estúpido cuando nunca antes lo hice. Perdón si no te he pedido que seas mi novia, si no he formalizado con palabras lo nuestro, es sólo que desde el principio dijiste que no creías en los compromisos, por eso busque cada día decirte en actos lo que representas para mi.
- Es que... ha sido todo tan confuso. Yo, Dios... tengo tanto miedo de perderte.
Se acerco a ella y la abrazo, como nunca antes, queriendo transmitirle todos y cada uno de sus sentimientos, queriendo llenarla de seguridad, de amor.

- Sé que estas asustada, pero no me iré a ningún lado. Debes creerme.


viernes, 23 de agosto de 2013

017

Y es la noche el momento más temible del día, porque es ahí cuando las fuerzas se acaban. Cuando el silencio me invade y no puedo retener más las lágrimas. Me repito una vez tras otra que todo pasara, que debo ser paciente, que la herida sanara y pronto volveré a ver la vida igual, con la misma alegría, con la misma ilusión.
Estoy en ese momento en el cual me odio completamente, porque detesto verme así, porque deseo que toda esta maldita pesadilla acabe y volver a estar de pie, pero definitivamente no puedo con ella, la noche aquella que era mi preferida me ha dado la espalda y se ríe de mi a carcajadas.
La anestesia disminuye. Las dosis cada vez surten menos efecto. Mi rostro me delata y yo realmente te hecho en falta.
Aquí me tienes, siendo cobarde, llenándome de frases que me permitan ver que no todo esta tan mal para volver a terminar igual. Y es que no puedo negar lo que siento y es que a pesar de todo, te sigo queriendo.

jueves, 22 de agosto de 2013

016

Fue ese angustiado y desesperado grito el que logro despertarle, miro desesperada alrededor, su cuarto oscuro, su cama vacía.
Lágrimas cayeron por sus ojos sin poder contenerlas, esa maldita pesadilla era una realidad. ¿En que momentos sus sueños se volvieron en su contra? Le extrañaba, como nunca imagino siquiera le extrañaba y para su desgracia que él lo supiera no cambiaría nada.
No quiero tu compasión le había dicho y es que era así, lo que ella necesitaba de él... le pertenecía ahora a alguien más.

sábado, 17 de agosto de 2013

015

Y mamá siempre sabe un poco más.

Debí haberlo sabido ese día, quizás prestar más atención a aquella conversación que iniciamos en aquel lugar mientras comíamos, puedo recordar hasta los lugares que ocupábamos y la gente que nos rodeaba.

- ¿Cómo esta él?.- Preguntaste mirándome fijamente.
- Bien.- Respondí simplemente- Al parecer todo va mejor.
- ¿Y entre ustedes? ¿Esta todo bien también? ¿Siguen hablando?
- Cada que podemos, ya sabes.
- Es bonito.- dijiste- es bonito aquello que tienen y que han ido construyendo todo este tiempo, te ves diferente cuando hablas de él, lo quieres y él te quiere a ti también ¿no?
- Sí, creo que si. Es bueno tenerlo...
- Pero sabes que no pueden llevarlo más lejos ¿verdad?
- Somos buenos amigos solamente.
- Lo sé y así deben quedarse. Llevarlo en otra dirección sólo les traería problemas, sus mundos son diferentes. Hay personas que no están destinadas a estar juntas por mucho que se quieran. Puedo darme cuenta que tu relación con él no es como con otras personas, lo de ustedes se fue dando sin planearse, creo que por eso lograron llevarse tan bien. Pareces no tener miedo de ser tu cuando se trata de él.
- Nunca quise quedar bien con él, no pretendía impresionarlo ni hacerle creer que era alguien que valía la pena, fui sincera con él desde el primer momento, conoce mis defectos y mi pasado y aún así esta aquí, siempre he creído que la razón de que llegáramos hasta este punto es porque nunca tuvimos interés en mostrarnos como alguien más, nos aceptamos y llegamos a encariñarnos con el otro sin intenciones ocultas ni nada.
- Por eso es mejor que solo se vean como amigos, para no perder eso.
- No hay nada más, lo tenemos claro- Dije mientras te sonreía.

Rara vez hablamos seriamente, sobre todo de chicos. Sé que te preocupas aún cuando no digas nada, sé que ves más de lo que quisiera pero sé también que sabes que de cada caída me ha gustado levantarme con mis propias manos. No diré que me gustaría saber tomar siempre las decisiones correctas porque entonces quizás no aprendería nada de esta vida y todo se volvería aburrido y sin sentido. El dolor nos recuerda que seguimos vivos tanto como el sentir felicidad. Y todo pasa, tarde o temprano pasa. Así que aunque las lagrimas me traicionen más de lo que quisiera y muchas de las cosas que iniciaron bien se estén viniendo abajo sigo creyendo que es una bendición cada nuevo día que la vida me regala. Aún me tengo a mi y para bien o para mal sigo teniendo la misma meta final.

viernes, 9 de agosto de 2013

014

Dear Little O

I promised not to break his heart that day ...

I kept my promise... :)

Aún cuando eso acabara con las ilusiones mías...

martes, 6 de agosto de 2013

013

Ahí estaba ella mirando por ese enorme ventanal, la noche había llegado regalándole una luminosa luna, tan grande, tan brillante. Amaba las noches en las que la luna presumida consciente de su belleza se mostraba sin pudor alguno para que la admirasen. Regina lo hacía, la admiraba porque según ella decía, esta tenía magia, no podía evitar emocionarse mientras se perdía en ella, no podía evitar que un sentimiento de paz la invadiera al hacerlo.

- Hola guapa.- Escuchó entonces, dirigió su mirada hacia el portador de aquel saludo. Realmente lucía guapo, tenía porte, sin duda la tenía, su traje azul marino provocaba que sus ojos lucieran de un azul aún más profundo, tenía cierto dejo de arrogancia pero no aquella capaz de hacerla enfadar, sino aquella que te hace reír y desear seguir escuchando para saber cuántas tonterías más será capaz de contar. Anthuan era todo un caso. Pero había aprendido a tomarle cariño en poco tiempo, como a todos los demás.

- No fastidies Anthuan.- Dijo Catalina. Ella era una mujer increíble con un instinto casi maternal, había acogido a Regina como si le conociera de toda la vida y la llevaba de aquí para allá con el fin de que se sintiera cómoda, después de todo, no debía ser fácil estar en un país tan distinto al tuyo. - Nos preguntábamos donde se había metido la estrella de la noche, ¿qué tanto miras por la ventana Regi?

- La luna, esta especialmente linda esta noche. ¿Quién es la estrella de la noche? ¿De qué hablas? - Dijo Regina con una enorme sonrisa despistada mientras se acercaba a ellos.

- Niña, esa obsesión tuya por la noche y sus elementos. Ahora veo porque te llevas tan bien con Thom, él siempre esta también por ahí buscando cosas en el cielo.

- Déjenla tranquila, tienes razón Regina, esta noche parece algo especial.- Comento la última integrante de ese pequeño grupo. Cassandra imponía con solo mirarla, a los ojos de Regina era realmente hermosa, parecía una muñequita de porcelana, no una barbie, ella era del tipo de chicas que te pueden hacer temblar, inteligente, hermosa y una persona con un corazón de oro según le había dejado ver, realmente esta mujer había llegado a tiempo a la repartición de dones y se dio el lujo de tomar unos cuantos. Un día había reído bastante cuando Regina se lo había comentado y le había dicho que exageraba. La verdad es que hasta su risa era linda.

- ¿Han visto a Thom, por cierto? .- Dijo de pronto Regina, al darse cuenta que no venía junto al resto del grupo.

- Creíamos que estaba contigo, prin.- Pero solo te hemos encontrado acá coqueteando con el cielo.

- No me llames Prin, suena raro. ¿Hey, qué haces?.

- Lo siento princesa, olvide que sólo podía ser llamada así por su alteza el príncipe Thom.- Dijo mientras arrebataba la copa que ella llevaba en la mano. Para tirarla después torpemente.

- ¡Que idiota!.- Gritaron las tres al unísono olvidando el lugar donde se encontraban. Las personas voltearon al instante y tras soltar una carcajada, Anthuan decidió sacarlas de esa multitud.

- Pero miren si las princesas pierden la clase y empiezan a gritar eh!.- Cassandra saco una botella de vino y sirvió un poco para todos mientras se sentaban en la pequeña terraza del lugar.

- Uumm, chicos, ¿me disculpan unos minutos? Veré si encuentro a Thom, no lo he visto desde hace un rato. Vuelvo en breve ¿vale?

- Vale. Dile que mueva su trasero hasta aquí si no quiere esta noche pasarlo realmente mal.- Dijo Catalina, quien ya se encontraba algo alegre, debido a las copas. Una vez Regina salió dirigió su mirada hacia Cassandra, quien se había quedado inmersa en sus pensamientos.

-¡Hey tu! ¿pasa algo Casse?

- No, es sólo que... bueno. Uumm, espero realmente estar equivocada, pero no pude evitar darme cuenta de que además de Thom, nuestra "buena amiga" Meredith tampoco estaba en el lugar.

- No es posible. No, no, no es posible. Thom no sería tan tonto, es decir, él ama a Regina y conoce a Mere, esta chica le ha jugado ya un par. ¡Dios! Nuestro Thom sería incapaz de lastimar a Regi, él sabe que ella no lo merece.

- Eh chicas, dejen el drama. Thom esta loco por Regi, ¿qué no han visto la forma en que brillan sus ojos cuando la mira? Nunca lo vi así, tan emocionado, tan feliz. Ni siquiera con Meredith fue así, es diferente, Regina lo llena de vida, de alegría. No deberían ni plantearse la posibilidad de que pudiera compararlas y elegir a esa arpía sobre nuestra Regi, además. ¿La han visto hoy? La mujer desborda sensualidad. Todos los tipos han volteado a verla toda la noche. Pero cuando ella no esta viendo a Thom, esta viendo el cielo.

- Lo cual te ha decepcionado, pues preferirías te viera a ti ¿cierto?. Por otro lado Meredith es una manipuladora Anthuan, siempre ha sabido llegar a Thomas y manejarlo a su antojo, le quiero y Dios sabe cuanto admiro el hombre que es, pero cuando de Mere se ha tratado, siempre ha sido un idiota. ¿Qué si lo que estoy pensando no esta tan errado?

- Prefiero no pensar en ello Casse, de verdad prefiero no hacerlo, porque podría olvidar que ese hombre es mi mejor amigo.

Regina entro de nuevo a la casa, le busco en las habitaciones y echo un ojo de nuevo en el salón. No había rastro de Thom, entonces un pensamiento cruzo por su mente, ¿sería posible que se encontrase en el despacho? ¿de verdad? Este hombre necesitaba que le aclararan el asunto, ¿estaban de fiesta y el se había encerrado a seguir trabajando? Había que estar loco. Pero entonces supo que se encontraba allí, la luz estaba encendida y provenían voces de dentro. Un momento, ¿voces? ¿Con quién estaba Thom?

Se acerco sigilosa a la puerta y la abrió sin que esta hiciera el menor ruido y lo vio. Ahí frente a ella estaba él. Thomas Abreu, el hombre del que estaba perdidamente enamorada, estaba allí amando a otra. Sintió como si alguien hubiese golpeado su estomago y por un instante creyó que sus piernas serían incapaces de seguirla sosteniendo, pero no, no lo permitiría, no la traicionarían ellas también. Cerro la puerta con cuidado y entonces alzando la cara camino de nuevo por donde había venido, sintiendo como con cada paso que daba algo dentro se quebraba.

Justo cuando tuvo que pasar de nuevo por el salón escucho como Dante, el papá de Thom hablaba con unos amigos, les decía que terminaran pronto con lo que hacían para dirigirse al despacho. A Regina se le fueron los colores solo escucharlo, de sólo pensar lo que podría ocurrir si Dante viera lo que ella acababa de presenciar logro estremecerse, entonces no supo como pero llego corriendo a la terraza con los demás agitada.

- ¿Qué pasa?, ¿Estas bien?, ¿Regina, qué sucede?

- ¡Chicos! Anthuan, por favor... Corre, Anthuan tienes que detener a Dante, se dirige al despacho, no puede, por favor, no puede entrar allí, distráelo, cuéntale lo que sea, no sé, por Dios ¡detenlo!

- Regi, por favor tranquilízate y dime qué pasa.

- No hay tiempo para explicaciones, ya te lo aclaro después... si es necesario. Pero anda a hacer lo que te digo, Dante se dirige allá con sus amigos, no pueden, no pueden entrar ahí... Thom, Thom se encuentra dentro con... Meredith.- Dijo en un susurro apenas perceptible pero que todos escucharon perfectamente.

- ¡No es posible! ¡Dios! Regina...

- No ahora Cata, por favor... Vayan y saquen a Thom y a... ella de ahí. Anthuan, dales solo un poco de tiempo para que alcancen a dejar el despacho. Es importante que se muevan rápido, ya hemos perdido mucho tiempo acá.

- Deberíamos dejar que se las apañen solos, ¿por qué deberíamos...?

- ¡Ya cállate Anthuan! Puedes hacerme ese maldito favor y ya, no quiero escuchar nada. Solo saquenlo de ahí de inmediato.- Grito Regina alterada. Los chicos la miraron y entonces sin decir otra palabra se marcharon a hacer lo que les había pedido.

Regina quedo ahí parada, sosteniéndose de la mesa. Miro a su alrededor y vio aquel asiento donde por primera vez estuvo con Thom, donde la persona a quien amaba y deseaba era ella. Contuvo las lagrimas y miro una vez más al cielo, le regalo una sonrisa rota a la luna y le susurro un "ayúdame".

Catalina llego hecha una furia al despacho, abrió la puerta sin la menor delicadeza, importándole poco el hecho de que su mejor amigo se encontrase ahí dentro desnudo con otra chica en las mismas condiciones. Mas que pena, lo que sintió fue asco sólo verlos.

-Eres el más grande imbécil que pueda existir Thomas Abreu, espero que lo sepas.- Dijo justo cuando lagrimas de rabia resbalaban por sus ojos. Cassandra se detuvo justo a su lado después de cerrar la puerta.

- Es mejor que se vistan pronto.- Dijo a un todavía anonadado Thom y a una Meredith bastante molesta por la interrupción. Cassandra la ignoro por completo.- Tu padre se dirige acá acompañado de sus amigos, apresúrense, no creo que Anthuan se esfuerce mucho por mantenerlo lejos. Ni siquiera yo lo haría.-

- Casse, Cata... - dijo apenas Thom mientras se cambiaba.- Yo, chicas, déjenme explicarlo todo.

- Eres un maldito animal, cerdo asqueroso... ¿quién demonios eres tu?.- Dijo Catalina mientras intentaba abalanzarse sobre él.

Cassandra le miro y la detuvo.- No Catalina, no lo vale. Ahora salgamos de aquí antes de que tu padre llegue.

- Gracias Casse, gracias chicas, de verdad lo siento.-

- Ja! ¿Gracias?, no, la verdad es que realmente era tentadora la posibilidad de que tu padre llegara acompañado de los socios y te encontrara aquí... así, como estaban. Realmente te lo merecías, no sabes cuánto lo hubiéramos disfrutado.- Le soltó Catalina

- Pero no lo hicieron, así que lo agradezco, yo no he sido un buen amigo. Sé que esto parece traición, pero ustedes si lo han sido y yo...

- Realmente Thomas, es que a quién tienes que agradecérselo es a Regina. Es por ella que estamos aquí, no hubiéramos movido un solo dedo por ti sino fuese que ella nos lo pidió.- Agrego Cassandra sabiendo lo que sus palabras impactarían al joven.

- ¿Regi...?, ¿Regina... lo sabe?.- Respondió Thomas mientras sentía como el mundo se le venía encima, ¿Regina lo sabía? y aún así había sido capaz de mandar a sus amigos a sacarlo del apuro, sus propios amigos habían decidido darle la espalda, pero ella, su Regina no permitió que se metiera en un problema que de más estaba decirlo habría resultado muy grave.- ¿Dónde esta ella?, ¿cómo lo sabe? Dios, ¿dónde esta Regina?

- ¿Ahora te importa? No sólo lo sabe, fue ella quien los vio. Te estaba buscando, quería que pasaras un rato con nosotros y entonces supongo vino a buscarte acá y probablemente vio mucho más de lo que hemos visto nosotras. Tienes suerte, yo te habría arrancado los ojos. Vamos Cassandra, estar aquí me da asco.- Y sin decir más ambas chicas salieron de la habitación.

Vieron acercarse a Anthuan preocupado, pues no había podido detener más tiempo al padre de Thom. Entonces ellas le indicaron que estaba bien, dirigiéndose en busca de Regina, cuando llegaron a la terraza la encontraron allí, una copa de vino en su mano, los ojos cerrados sintiendo como el viento frio acariciaba su rostro.

Abrió los ojos cuando se percato de los pasos, entonces volteo a verlos y les regalo una sonrisa. Gesticulo un gracias con los labios y se tiro después en una de las cómodas sillas que ahí estaban.

- Regina... .- Dijo Catalina

- Shht, no pasa nada. Estoy bien, no quiero que se preocupen chicos. La verdad es que si no les importa, preferiría no hablar del tema. No podía significar nada bueno que Meredith estuviera acá, confíe de más. Sólo eso.-

Anthuan la miro dolido y golpeo la pared con fuerza haciendo que las chicas se asustasen. ¿Cómo era posible? Acababan de romperle el corazón, él sabía cuánto Regina amaba a Thomas, se dio cuenta desde el primer día que hablo con ella. Sabía que debía estarse muriendo por dentro, pero estaba ahí sentada con ellos, tomándose una copa y sonriéndoles... casi consolándoles a ellos, cuando debería ser al revés. Sus deseos de matar a alguien, mejor dicho a Thom aumentaron, el muy imbécil había sido capaz de herirla a ella. ¡A ella! Que se desvivía por hacerlo feliz, que le cuidaba y le hacía sentirse tan seguro, según sus propias palabras. Amaba todo eso de ella, la forma en que podía enfrentar a Thom y hacerlo caer tan fácilmente, la forma en que se comportaba como una niña pequeña muchas veces y como de repente podía convertirse en la mujer más madura que había conocido jamás. "Hablas como mi abuela" le había dicho Anthuan en algunas ocasiones. "Bueno, pero te aseguro que soy una abuela sexy" respondía siempre a tono de burla. Thom los miraba divertido y le respondía un "te lo dije, no puedes con ella". ¿Por qué Thomas habría cometido una locura así? ¿Por qué su mejor amigo se convertiría en un patán de un día a otro? No lo entendía y peor aún, no creía poder perdonarlo nunca.

- No me siento bien.- dijo él por fin con la mirada perdida.

- Quizás deberíamos ir a descansar, es tarde.- Dijo Regina mientras corroboraba la hora en su reloj.- Una ducha refrescante y la comodidad de una cama suena como algo atractivo después de tanta fiesta ¿no creen?

- ¿Estas segura que estarás bien Regina?.- Cuestiono por fin Cassandra.-

- Agradezco la preocupación chicos, en verdad. Pero estaré bien, un poco molida quizás mañana por tanto ajetreo, pero bien. Vamos, los quiero totalmente frescos para venir a despedirme, mi vuelo sale temprano y no pienso irme sin haberlos visto antes.

- ¿Mañana? Creí que te quedabas aún otra semana.- Dijo Anthuan

- La verdad es que dadas las circunstancias... bueno, ya tengo el boleto pues.

- Me sorprende que ahora mismo no estuvieras ya montada en un avión. Agradezco que así sea, porque realmente he disfrutado el tenerte con nosotros Regi, pensé que quizás podía terminar odiándote pero te supiste ganar a cada uno de nosotros sin problema. ¿No preferirías quedarte hoy en casa? No me causaría ninguna molestia.

- Esta bien Casse, me quedaré acá. Además, tendría que dar algunas explicaciones a los padres de Thomas y bueno, por el momento no me apetece hablar nada. Ellos se han portado estupendamente conmigo, no quiero bajo ningún concepto ser mal agradecida con ellos. Y bueno, Cata y Anthuan duermen acá también, así que no hay nada de qué preocuparse. Nos vemos entonces mañana, descansen chicos.

Se dirigió muy lentamente hacia su cuarto, cada movimiento le dolía. Le dolía demasiado. Se quedo ahí sentada a los pies de la cama preguntándose si realmente estaba ocurriendo. Miro su reflejo en el espejo y vio el dije que él le había regalado apenas llego "Princess", el siempre la llamo así, un mote tan común, pero que él lo hacía sonar tan único. Ya no sería más su princesa y él ya no sería más su príncipe. Era tiempo de seguir, sola, sin él.

Perdida en sus pensamientos no escucho el alboroto que se desataba en el pasillo. Anthuan y Thomas se habían encontrado por primera vez desde el incidente mientras se dirigían al cuarto de Regina. Anthuan enfurecido le propino un puñetazo que desestabilizo por completo a Thomas.

- ¿Qué diablos te pasa?

- ¿Qué diablos te pasa a ti? ¿cómo te atreviste?.- Respondió Anthuan cabreado.

- Ese no es asunto tuyo, la explicación se la debo a ella y se la pienso dar.

- A ella no te le acercas imbécil, ya mucho has hecho. Alejate. Si realmente eres un hombre aléjate y deja que ella siga su vida. Ya encontrara a alguien que de verdad la valore y sepa cuidarla como se debe.

- ¿Ah si? Y ese alguien ¿podrías ser tu? Ni en tus sueños Anthuan. Ni lo pienses. Ella no, ella es intocable ¿entiendes?

- ¿Y qué si fuera yo? Eres tan egoísta que no soportas la idea de que alguien más pueda tenerla, porque sabes que nunca nadie en este miserable mundo llegara a quererte de una forma tan real y tan pura como ella lo ha hecho.

Thom le empujo y entonces entro a la recamara. La vio ahí de pie, hermosa. Siempre había sido hermosa aún cuando ella no se diera cuenta, se quedo mirándola intensamente cuando el vestido que llevaba se deslizaba hasta llegar al suelo. "Quiero un vestido azul" había dicho ella. "Un hermoso vestido azul de princesa para fiesta". Sonrió al recordar antes de volver a concentrarse en ella. Su cuerpo no estaba trabajado, pero tenía las curvas y proporciones justas. Thom sintió de pronto como si le hubiesen clavado una daga en el pecho, el terror se vislumbro en sus ojos, sólo entonces lo supo. Supo que la mujer que tenía frente a él no volvería a estar entre sus brazos jamás, no volvería a tocarlo, a amarlo... se habían acabado las noches en que después de hacer el amor terminaba recostada en él y al cabo de unos minutos se quedaba dormida.

Cuando salió de la ducha Regina se encontró de frente con él. Le miro fijamente a los ojos, se acerco a él y se abrazo a su cuerpo. Él se quedo de piedra, esperaba que lo golpeara, que le dijera que lo odiaba, que no quisiera siquiera tenerlo a 3 metros de distancia. Pero su Regina siempre iba en contra de todo lo humanamente normal. Por algo se había enamorado de ella y estúpidamente esa noche había dejado que la confusión de aquel amor del pasado lo llevara a perderla, porque lo sabía. Hacía ya un tiempo ella se lo había dejado claro "yo no quiero ser como esas otras chicas con las que decías tener una relación pero no podías sacarte de la mente a Meredith, no quiero estar contigo mientras estas pensando en alguien más, así que la mas mínima duda que tengas debes hacérmelo saber, te quiero, pero no deseo terminar destrozada" Y aunque ahora el pequeño cuerpo de Regina se aferraba a él, ese abrazo estaba cargado de emociones de inevitable despedida. Ella se aparto un poco, le miro nuevamente a los ojos y le regalo una enorme sonrisa. Sus ojos reflejaban el más grande dolor y a la vez estaban llenos de amor.

- No es necesario que me digas nada, no te escucharía de cualquier forma. Así que déjame hablar a mi esta vez por favor. Te amo.- Le dijo.- Lo prometí... hasta el último de mis días. Se feliz Thomas, tan feliz como me hiciste a mi. Gracias por todo.

Deposito un beso en sus labios y antes de que él pudiera emitir alguna palabra se dirigió hacia su puerta, abriéndola para que él saliera por ella. Salía de su recamara y en ese mismo instante salía también de su vida. Se acerco al balcón y miro al cielo pidiéndole a Dios que le diera la fortaleza suficiente para no derrumbarse. Solo tenía que esperar
 a que llegara el amanecer, entonces un avión la llevaría de nuevo a casa, con todo su amor y todos sus sueños guardados en la maleta. Aquí acababa su hermosa historia de amor pero la vida aún así seguía.

 

sábado, 3 de agosto de 2013

012

Podía verse caer la tarde, los colores se mezclaban a lo lejos y me sentía plena. Ahí sentada a su lado, tomando su mano. Le mire a los ojos y susurre un "te amo", él respondió al gesto pegándome más a su pecho, regalándome una de esas intensas miradas que lograban derretirme instantáneamente; y besando mi cabello añadió un "te amo también" de regreso.

Entonces sucedió, después de no verle en mucho tiempo, se mostro ahí frente a nosotros, una mirada altanera, esa copa en la mano. Guapa, definitivamente se miraba guapa, pero no se parecía del todo a mi amiga. Nos miro con asco y después sonrió irónicamente.

- Me dijeron que algo así podía encontrarme, siempre tan soñadora. ¿Crees haber encontrado el amor? Te miras patética. ¿Hasta cuándo piensas crecer? Por Dios, no es posible que sigas creyendo en cuentos de hadas.

- También me da gusto verte.- Respondí. Él me miró un poco confundido, le di una sonrisa que pudiera indicarle que estaba todo bien.

- Déjate de tonterías.- Respondió.- Te advertí que no te metieras en esto, que no te enamoraras de él.

- Y después te alejaste sin decir una sola palabra, empezaste a ignorarme, te enfocaste en ti y en tu relación y entonces nada más te ha importado. ¿Qué es lo que realmente te molesta? ¿Que yo este bien es acaso tan malo para ti? ¿No es que mi amiga debería sentirse feliz por mi? ¿Por qué tu si y yo no?

- ¡¿Que tu estés bien?!, ¿Qué tu estés bien?, por Dios! escúchate. ¿Cuánto tiempo crees realmente que durara tu cuento de princesas? ¿cuánto crees que tardara en caerse el mundo encima de ustedes dos? Mírense, son totalmente distintos, sus mundos son totalmente diferentes. Me molesta, claro que me molesta que te comportes como una cría, que vayas por el mundo con esa cara de felicidad, como si nada ni nadie los pudiera tocar, ubícate de una vez. En la vida real las historias de amor fantásticas son solo eso, fantasía. NO ES REAL.

Una lagrima rodo por mi mejilla. ¿Quién era ella y en qué momento había dejado de creer? No logre encontrar una respuesta, me levante y camine hacia ella entonces. Me miro altiva y entonces le abrace fuerte.

- Te extraño le dije y hubiera deseado que compartieras tu dicha conmigo y poder compartir la mía contigo.

Me aparto de inmediato, me miro enojada y se dio media vuelta. Apenas dio unos cuantos pasos cuando nuevamente se detuvo para mirarnos una vez más. Él se había situado de nuevo a mi lado y tomado mi mano.

- De verdad espero que toda la porquería que contamina esta vida no te destruya algún día. Si a pesar de todo puedes seguir creyendo, no mereces menos que un amor capaz de atravesar montañas, distancias y el tiempo mismo.- Sonrió y luego añadió.- Es difícil estar cerca de ti, brillas todo el tiempo, no de forma soberbia... simplemente brillas. Nunca has sabido conformarte, luchas por lo que quieres, una y otra vez aún cuando la mayoría de las personas nos rendimos al primer fracaso. He estado molesta por eso, me molesta pensar que tal vez tu cuento de hadas pueda acabarse un día después de ver cuándo has luchado... simplemente no lo soportaría.

- Estoy consciente de ello, pero no puedo ser de otra forma. Esto es lo que quiero, yo con él soy aún más feliz.

- Ese es el punto, ser feliz ya de por si es difícil, pero tu no solo eres una persona feliz, además te diste el lujo de encontrar a alguien más con quien compartir toda esa felicidad. ¿Qué pasara si mañana él decide que esto es demasiado complicado y se marcha?

- Si eso ocurre, entonces estará en todo su derecho. Me quedare con mi felicidad y seguiré adelante. Él podrá hacer lo mismo.

- Y te levantaras día a día con esa estúpida sonrisa que a todos nos hace pensar que el mundo no es tan malo. Aunque sea un asco. De verdad, tu no perteneces a este mundo. No pueden tus sueños destruirse todo el tiempo y seguirte manteniendo en pie, no es posible que siempre encuentres razones para estar bien, yo sé cómo duele cada que algo no sale bien, tus ojos son incapaces de ocultar el dolor, pero no te rindes... nunca y eso realmente es abrumador. Tú.- dijo dirigiéndose a él.- La lastimas y considérate hombre muerto, no he conocido a nadie que no haya pagado por provocar una lagrima suya, yo misma tengo ya una deuda en el infierno. Nos vemos.

Y se marcho, con su copa en la mano, sus tacones y ese vestido del color del vino.

- ¿Realmente crees que pueda irme de tu lado?.- Dijo él.

- Podrías, pero espero realmente que prefieras quedarte.- Respondí antes de besarlo.


 

 

jueves, 1 de agosto de 2013

011

Con frecuencia voy contando a mis pequeños algunas historias, en ocasiones van ligados al tema, otras tantas sólo son por entretenimiento. Rara vez puedo seguir un guión tal como se encuentra escrito, termino perdiéndome y modificándolo por completo, ellos igual los aman y yo los amo por ello. Ya que cuando es así, puedo escucharlos después relatar a sus compañeros lo que se les quedo grabado o bien pedir que se los cuenta una vez más.

Niño o niña, siempre y cuando les presentas cosas novedosas y juegues con tu voz, tus gestos y los movimientos corporales el entusiasmo en ellos no espera en hacerse notar, no me considero tan buena en ello, pero aprendí un poco de las mejores en mi anterior trabajo.

Sobre los cuentos de hadas y princesas encantadas (y no tan encantadas) son ellos los especialistas, los aman y es gracioso cuando les regalas un desenlace distinto al que ellos conocen, te miran con curiosidad y preguntan: "¿si, maestra?" y satisfechos te recompensan con una sonrisa.

Yo ahora soy una princesa, es decir, también para los pequeños. Que han insistido enormemente en que debo tener un vestido, TODAS las princesas tienen un vestido. No me buscaran un príncipe, ya que yo ya tengo uno, o algo similar. Digo, después de haber aprendido a moverle a mi celular mucho mejor de lo que yo lo hago, ahora pueden entrar a todas mis carpetas de fotos y presentarle a mis compañeras de trabajo a cierta persona a quien con gran interés le han declarado como "el princhape de la maesta Liya" (no estoy segura de que princhape sea la palabra, aún tengo dificultades para entenderles del todo pero algo así se escucho). Con un princhape así, quiero ser una princesa por SIEMPRE, o bueno... si es necesario su princhapa :)


martes, 16 de julio de 2013

010


De las vueltas que da la vida.

Pensaba que lo había vivido todo, de esas ocasiones en qué dices "ya nada puede sorprenderme" y entonces todo vuelve a cambiar. Sentimientos que uno creía inexistentes se hacen presentes, relaciones que uno creía inquebrantables se desmoronan en pedazos, descubres entonces que no todo el que te dice "amigo" realmente conoce el significado de dicha palabra, o quizás tiene una definición distinta a la tuya.

Mientras hacía memoria de las cosas ocurridas durante este año me di cuenta que ya estamos en el 7mo mes. Sin duda se han presentado situaciones, momentos y se han tomado decisiones importantes en este tiempo. Y es que, después de todo, no soy la misma. He cambiado y he aprendido a ver las cosas desde otra perspectiva a pesar de que mis propios fantasmas aún acechan y de vez en cuando intentan aprovecharse cuando mi guardia esta baja.

Me he visto cada noche irme a la cama con una sonrisa en los labios y agradeciendo al cielo por cada una de las bendiciones que me ha brindado. Pidiendo fuerzas para afrontar las situaciones que no sean tan agradables y ánimos para no perder la confianza y humildad, para no olvidar nunca quién soy y los valores arraigados en mi.

Y es que mucho me costo darme cuenta de que la única persona que limita es uno mismo cuando permite que el temor se apodere de tus sentidos. Viví siempre con un "nunca nadie va a quererte de verdad" que se encargo de acabar de a poco con mis ilusiones y tomar decisiones equivocadas que lejos de alejarme de esa realidad me hundían más en ella. Afortunadamente, esa frase dejo de tener validez cuando descubrí que había alguien capaz de quererme de veras y ese alguien soy yo.

Entonces todo cobro sentido. Me llene de alegría aún en los momentos difíciles... y el amor, el amor lo vivo cada día desde que me levanto hasta que vuelvo a cerrar los ojos. No como una relación en la que otra persona deba estar contigo las 24 horas del día diciéndote cosas lindas o llenándote de promesas que quizás no se cumplirán. Sino como lo que es, ese sentimiento que te inunda y te llena de paz con el simple hecho de sentirlo, porque soy muy afortunada, porque al fin puedo experimentarlo y porque definitivamente no cambiaría la sensación aunque aún sin haber iniciado, todo terminara mañana.

Puedo ver a un sinnúmero de parejas formalizando, ex compañeros que han empezado su propia familia, conversaciones acerca de "¿y tú por qué no?", como si en algún momento me hubiera perdido y hubiese tomado un camino distinto al que se supone como ellos debería llevar. Recuerdo haberme visto llorar un día de aquel 2012, preguntándome qué estaba mal conmigo y por qué yo no podía iniciar una vida.

Hoy puedo reírme de mi misma, tengo una vida. Inicio ya y me estoy conociendo, cuidando y queriendo en el camino, estoy curando mis heridas, planteándome nuevas metas y dirigiendo mis esfuerzos hacia ellas. Yo también estoy avanzando, a mi ritmo y con mis propias pasiones. Estoy creciendo y no sólo porque el calendario así lo indique y las arrugas en mi piel empiecen a ser más visibles, sino porque es ahora que empiezo a ver las cosas con la claridad que antes no me era posible.

Y no he estado sola en el proceso, tengo un grupo cada vez más reducido de amigos (más no por reducido de menor calidad)  que me aceptan con todo lo que soy. Tengo a mi familia que a pesar de no ser de lo más normal, me adoran y me cuidan. Tengo a mi pequeña princesa, la greñuda latosa que con sus ocurrencias logra arrancarme risas y risas, quien cuando esta cerca viene hasta a mi cuarto a leerme un cuento antes de dormir (aunque debería ser al revés) y por si fuera poco tengo un ángel guardián. ¡El mejor! La más grande bendición que me ha dado la vida, quien ha ido conmigo de la mano, rodeándome siempre en un abrazo cuando lo he necesitado, quién no permite me rinda y me recuerda siempre lo que he logrado. Aquel siempre dispuesto a defenderme de todo, incluso de mi. Mi mejor amigo y cómplice.

 Así que diría que definitivamente estaba equivocada, que hay muchas cosas que aún me sorprenden y qué probablemente vendrán otras a quererme hacer temblar y llorar, pero ahora, por lo único que estoy dispuesta a llorar es de felicidad. Afrontemos todo con una sonrisa, mientras estemos en este mundo, aprendamos de cada experiencia y sigamos avanzando, pisando fuerte y con la frente muy en alto.  Quiero hacer feliz a quién me hace feliz y esto sólo puedo lograrlo si sigo trabajando en mi.



domingo, 30 de junio de 2013

009

Y cuando mayor es mi miedo


Llegas y lo reduces a cero. Aún no sé cómo lo logras, pero bendito el cielo que permite que me llenes de calma.

viernes, 17 de mayo de 2013

008

Es una noche fría, mira por la ventana empañada, apenas puede ver los pequeños copos de nieve que caen a través del cristal. No entiende que le sucede, esa sensación que no le deja tranquilo, esa alerta permanente en su cabeza de que algo no está bien con ella. ¿Qué es lo que ocurre? ¿Qué es aquello que no le ha dicho?

 Hace menos de 3 horas hablo con ella, le ha regalado sonrisas y le ha dicho que le ama. Pero, ¿es así? ¿Lo ama tanto como ha dicho?¿Esta todo en orden? Mueve su cabeza de un lado a otro posando sus manos sobre ella, no lo soporta… es demasiado. Algo dentro le dice que le está ocultando algo, que aunque este sonriendo hay algo que le tiene mal.

Que sensación tan extraña, él que siempre era el primero en enterarse de todo lo que le preocupaba, se siente hoy tan lejano a ella. Él que hace nada acaba de besar sus labios siente que hay un mar inmenso en medio de ellos en este instante. Y ella ahí, insistiendo en que nada le ocurre. ¿Es que no recuerda que la conoce mejor que nadie?... O ¿será que ella tiene razón y quién se está creando historias sin sentido es él?

 La angustia no le deja en paz, llena su copa una vez más e intenta serenarse. Entonces lo decide así, será paciente, esperara hasta que ella decida contarle si es que existe algo que le está robando la calma. Su relación siempre se ha basado en ello, en respetar y aguardar a que el otro estuviese listo para contar lo ocurrido. Todo a su tiempo. Toma su celular y le envía un mensaje: “Pasa una bella noche y que tengas un maravilloso despertar y sólo para que no lo olvides quería recordarte una vez más que aunque ahora soy tu novio, no he dejado jamás de ser tu mejor amigo. Te amo”.

Es tiempo de ir a dormir… Tal vez mañana sea un mejor día para ambos.

lunes, 13 de mayo de 2013

007

Si alguien me hubiese dicho hace tiempo que iba a ser tan feliz probablemente me hubiera muerto de risa de forma no muy educada. Siendo sincera, he vivido a lo largo de los años convenciéndome de que la vida real no es como en los cuentos, las novelas y los libros. Hoy por fin he descubierto que es increíblemente mejor.

Estoy parada sobre la superficie más peligrosa que jamás haya pisado, con el riesgo de caer en cualquier momento y esta vez puedo decir con completa seguridad que no me importa. Soy feliz, tan feliz que aunque esto acabará mañana lo guardaría como la más bella experiencia de mi vida. Ahora sé que así es como se debía sentir, que amar y ser amado es mucho más que solo suponer que lo haces.

No estabas en mis planes, definitivamente no. Tú, mi más grande amor platónico. Ese amor del que no te hablaría jamás, no porque no confiará en ti, sino por lo humillante de la situación, por el miedo a arruinar nuestra amistad.

"Enamorarte de tu mejor amigo no es más que un cliché", ¿dónde esta aquella chica que pensaba de esta forma? ENAMORADA es un termino que se queda corto para definir mi situación en estos momentos. Hay millones de estrellas brillando en el cielo desde que eres parte de mi, desde que soy parte de ti.

Y definitivamente, pegada a ti es como podría y querría pasar el resto de mis días. "SÉ FELIZ Y SÓLO ENTONCES ENAMORATE", no entendía todo lo que había detrás de esa frase, ahora la entiendo, porque cuando por fin me sentí feliz, te fijaste en mi.

Te amo.

miércoles, 1 de mayo de 2013

006

Inicia el 5to mes del más hermoso año que hasta ahora haya experimentado. Aún sin saber realmente si esto ha sucedido o todo lo he soñado... Debe ser real, se siente real.

Sin duda los sentimientos han estado causando revolución desde entonces, momentos en que se ha creído que cortar esa extraña y complicada relación que se decidió iniciar un día es lo mejor, para después buscar el camino que les lleve de nuevo al amor.

Ha habido confusión, perdidas y momentos sumamente llenos de dolor. No puedo cambiar eso, por más que quisiera, no puedo regalarte la felicidad infinita, sacarte de ese lugar que sé detestas además, sólo puedo decir que en mis pensamientos todo el tiempo estas, que mis plegarias no dejan de escucharse, que estoy contigo pidiendo por fortaleza, por ver lo bueno de las situaciones tan difícil que se presentan. 

Desde este país que la mayor parte del tiempo parece enemigo del tuyo por estar tan separado te digo que pase lo que pase, tú ya vives en mi... Que hace ya un buen tiempo he dejado de vivir aquí para mudarme junto a ti (espero me sientas). Quiero cuidarte tanto como me sea posible, porque a pesar de que ya seas grande y no necesites que te traten como un niño (créeme, no lo olvido) quiero te sientas amado y protegido, aún más. Tal como a mi me haces sentir.

Y cada noche pido porque la LUNA ilumine enormemente el cielo para ti. Sigamos fuertes, así, tal como tú eres.  ¡TE AMO! De aquí hasta el último de mis días.

domingo, 28 de abril de 2013

005

- ¿Por qué me mentiste? Tu nunca me habías mentido- Fueron sus palabras esa noche al encontrarse justo cuando ella entraba y él salía. La tomo de los hombros y la acerco a él.
- ¿Por qué te sorprende? No somos los mismos de hace años. Que mas da si lo hice o no.
La miró atentamente y una sonrisa se dibujo en su rostro.
- No somos los mismos, pero tu no eres la clase de persona que miente, nunca lo hiciste. Dime la verdad, te pidieron que lo hicieras ¿cierto?
- Deja de darle vueltas, anda, déjame pasar.
- Respóndeme eso, ¿te lo pidieron verdad? No hay problema, yo sé.
-No te hagas más líos. Déjalo ir. Lo hice y ya.
Otra sonrisa para después tirar de ella y estrecharle en un abrazo. ¿Hace cuántos años no le abrazaba? Ya ni lo recordaba.
-Te quiero mucho-  le susurro despacio a la vez que depositaba un beso en su mejilla y se marcho.
Sonrió para si misma. Ese hombre seguía siendo un caso perdido, tal como en los años de escuela. Tal como años atrás aunque creyera que no,  le seguía preocupando y es que hay amistades que aunque pase el tiempo y parezcan haber muerto dejan vivo el sentimiento.

lunes, 15 de abril de 2013

004

Probablemente al finalizar esto, no sean sino palabras. Palabras de una chica que no entiende qué paso o... en qué momento ocurrió. Flashazos llenos de recuerdos, risas, fotografías, miles de abrazos y besos. Esa complicidad única, cariño. Cariño puro.
Se ha levantado ese día, tratando de ignorar una vez más lo evidente... Ya no siente el calorcito que le regalaba, sus sonrisas llenas de amor han desaparecido, esa mirada de hastío las ha reemplazado y sólo Dios sabe cuánto duelen, como cada una de ellas se han ido incrustando en lo más profundo de su ser. Le ha perdido, de manera tan infantil le ha perdido y lo siente con cada día que pasa, cada que siente como se forma ese nudo en su estomago al mirarle.
- Prefiero que no se preocupen por mi, ya me las arreglare para estar bien.- Su extraordinaria justificación. ¡Patética! Es que no es capaz de darse cuenta a tiempo de que es ella misma quien les aleja.

Le vio a lo lejos marcharse, ni siquiera fue capaz de dirigir su mirada hacia allí, dio la espalda y siguió caminando mientras sentía como algo se rompía dentro. Lo supo entonces... Comprendió el dolor que había en aquellas palabras que le había mencionado hace ya tiempo.
- Ya no siento que seamos amigas, siento que te pasan cosas y no las compartes conmigo, se supone que somos amigas, que me contabas todo y estábamos ahí la una para la otra. Pero tu ya no estas y siento que ya no soy parte de ti.

Sólo entonces supo que extrañarle sería una constante de ahí en adelante. Porque ella nunca sabría cuánto es que en realidad le quería. Y aún si se lo contase, sus palabras ya no le bastarían.

lunes, 1 de abril de 2013

003

La mañana llego junto a ese singular sonido en el móvil al lado de su almohada. No era la alarma del despertador, no. Verifico entonces la hora: 4:13am aún faltaban 2 minutos para que este timbrara, una sonrisa se dibujo en su rostro aún sin ver el mensaje recibido. La emoción invadió todo su cuerpo cual niña pequeña al pensar que no podía tratarse de nadie más que ÉL.

Sonrisas. Volvieron las sonrisas de las mañanas. Las ganas de levantarse, de pensar en lo maravilloso que podía llegar a ser el día si había empezado de forma tan perfecta.

Y es que él tiene magia. La magia de poder hacer que ella sea la mujer más feliz sobre la tierra, sobre la luna y quizás también en las estrellas!

jueves, 28 de marzo de 2013

002

Han sido días largos encerrada en esta habitación. El animo ha decaído a sobremanera y aunque me repita una y otra vez que no esta bien, que debo salir de aquí, mis deseos son totalmente contrarios. No quiero ser más egoísta pero me aterra soltarte y es que has hecho de estos escasos meses, los instantes más maravillosos de estos 24 años, no me preguntes ¿cómo? porque la verdad es que ni yo misma lo sé.

Me has permitido vivir esta (nuestra) historia de una manera irreal, maravillosa, llena de caricias y besos que he podido sentir cual si estuvieras pegado a mi. No puedo decir que me has hecho sentir protegida y escuchada, porque eso lo haces desde hace años... Tan complicado y a la vez tan sencillo, me enamore de mi mejor amigo. Es un lío, lo es porque hoy en día no sé cómo podría volver a verte como tal.

La realidad me ha golpeado la cara y el dolor aún no me deja levantar, no puedo pedirte que te conformes con una relación así, confieso en este instante de manera engreída que no creo que exista mujer que sea capaz de amarte tanto y con tanta fuerza como lo hago yo, pero esto que por ti siento no es suficiente porque tu mereces más. Confieso también que no soporto el hecho de pensar que puedas dejar de amarme para darte una oportunidad con alguien más, me aferro como si fuese una niña pequeña a ti aún cuando sé que mereces tener junto a ti a alguien real.

La semana fue realmente dura, más para ti que para mi. Y fue eso la gota que derramo el vaso, cada momento, cada risa y cada palabra de amor dedicada a mi durante este tiempo ha hecho de mi la mujer más plena del mundo, pero... ¿dónde he estado yo ahora que la vida una enorme parte de ti, te ha arrebatado? Ni siquiera he sido capaz de darte algunas palabras de aliento, me he quedado muda, impotente y odiándome por no poder hacer más.

¿Qué soy si no estos textos? ¿qué soy yo si no estas fotos? Estas grabaciones... Porque por más que busque demostrarlo por estos medios la realidad es que no puedes saber que tan fuerte o tan sincero es esto. Porque ahora que más debía no pude estar para darte un abrazo y decirte al oído "no estas solo", porque por más que yo diga que estoy contigo hay un mar inmenso que nos separa. No lo estoy, yo no estoy contigo aun cuando daría todo cuanto poseo por poder estarlo. Aún cuando con gusto pasaría cada uno de mis días a tu lado.

¿Por qué deberías seguir alimentando estos sentimientos por mi así? Lo justo es... que como alguna vez alguien me comentara, tu buscases a alguien que pueda estar ahí, alguien a quien puedas tocar, a quien puedas besar y abrazar, alguien que se pueda ver reflejada en ese par de hermosos ojos tuyos que me hacen soñar.

001


Días de oscuridad… Cierro los ojos y aquí estas. Y aquí estoy… Digo “Ojala pudiera hacer más”, pero entiendo que por ahora las palabras están de más.