martes, 13 de diciembre de 2016

072


A esta vida le falta alguien.

A esta vida le faltas tú.

Llevo tu nombre grabado en el alma, Mathew O’neill. Siempre y por siempre.

Gracias por ser mi amigo incondicional, cómplice total y mi cable a tierra.

Me hará falta eternamente tu risa, tus tonterías, tus bromas interminables, tus canciones, tu guitarra, tu voz.

Tus abrazos a mitad de la noche, tus arrullos, tu consuelo y esa loca manía de quererme cuidar.

De aquí al último de mis días, te amo y te extraño.

lunes, 12 de diciembre de 2016

071


Y deberíamos, tal vez, pensar un poco más cuando decimos que las cosas no pueden empeorar. TODO puede empeorar. Después de haber estado envuelta en una, dos, relaciones que acabaran en un tremendo fracaso pensaba que no había forma de sufrir más. Que había experimentado la mayor cantidad de dolor que pudiese tolerar. No fue así. Ni por poco se acerca.

Porque existen relaciones así, destructivas, insanas, complicadas, dañinas, que en el proceso te van preparando para un final inevitable, te van llevando de a poco a ese momento en que se dice BASTA. Que te llevas a ese preciso instante en que simplemente decides dejar que pase, porque terminaste sintiendo nada.

Pero, ¿qué se hace cuando toca decir adiós a alguien que vino a llenarte de vida? Nadie te prepara para ese tipo de dolor, donde tienes que irte aunque no quieres. Sea la vida, o eso que llaman destino, decidió acabar un poco más conmigo.

Primero, llevándose de este jodido mundo a quien fuese mi mejor amigo. Después obligándome a renunciar a la única persona con quien me hubiera permitido jugarme la vida, los sueños y hasta el último respiro.

Es todo. Fue todo.

jueves, 21 de mayo de 2015

070

Una acusación. Como cuando no te importa qué parte tiene la razón, porque la única verdad, es TÚ verdad.
Como cuando no quieres escuchar, porque es un hecho que esta verdad cambiara y probablemente si conoces lo que hay detrás de toda esa obra de teatro ridículamente montada te podrías avergonzar. 

domingo, 3 de mayo de 2015

069

Las cosas cambian cuando estas así, cuando puedo verte ahí con esa sonrisa en la que sin duda podría morir, y puedo asegurar que sin duda ESE es tu lugar. Que así es como me gustas más. Aún cuando sea algo que nunca voy a mencionar.

lunes, 20 de abril de 2015

068

Me enamore de ti, sin pensarlo.
Me enamore de ti, sin planearlo.
Me enamore de ti y ya no puedo negarlo.
Me enamore de ti y ahora... ¿cómo puedo olvidarlo?

domingo, 19 de abril de 2015

067


Cuando te vi de nuevo, pensé que nos habían dado una segunda oportunidad. Que el universo había decidido darnos eso. Espero volver a verte algún día, pero si no lo hago, solo sé que estos últimos días han sido los mejores de mi vida. ME ENCANTA lo que soy cuando estoy contigo. Tú eres mi mejor amigo, mi más profundo amor. TÚ ERES LO MEJOR DE MI.

The best of me.

viernes, 10 de abril de 2015

066

Fue a finales de diciembre, del año que ahora es pasado que leí cierta novela. Termine bañada en lágrimas y con el corazón hecho pedazos, con todos esos sentimientos encontrados que me hacían vivir todo aquello experimentado por los protagonistas de la historia.
Días después, aún con dolor, pero con un poco más de comprensión quise correr a contarte todo lo que había aprendido, quería decirte que entendía toda esa rabia, esa impotencia y esas enormes ganas de mandar todo al carajo.
Quería decirte, que aunque veo tus esfuerzos por mostrar una buena cara, no puedo evitar saber cuando te encuentras destrozado, cuando las cosas no están yendo como deberían, cuando los esfuerzos parecen no servir de nada. Cuando estas triste y tratas de regalarnos sonrisas y buenos ratos. Que sabes que te he conocido en formas que otras personas no han hecho, que aprendí a leerte en la distancia, que cuando más te empeñas en ocultar, más visible resulta todo para mi.
Quería decirte, amigo mío, que esta bien estar triste, que esta bien rompernos, que en verdad no puedes ser siempre lo que los demás quieren y esperan de ti, sólo para verles bien aunque uno se este hundiendo en un mar y no noten como ya no quedan fuerzas para intentar nadar.
Quería decirte que entendí totalmente aquello que me dijiste un día "ve y haz lo que deseas, no permitas que sea demasiado tarde, no te llenes de responsabilidades y obligaciones que después no te permitan ser quien en verdad quieres" y entonces te dije "vamos a hacerlo juntos" y mencionaste que no era tan fácil. Y no lo era, no lo es ni siquiera para mi, porque aún tengo miedo, porque aún no encuentro el valor para gritarle al mundo que no quiero ser una persona a quien admirar, que no quiero que me tomen como ejemplo, ni todas esas estupideces que me han abrumado a lo largo de la vida.
Quería decirte, quería decírtelo, porque fue entonces cuando comprendí todo el dolor que había en ti y deseaba tanto correr hacia ti y decirte que estaba bien, que a mi no me importaba que flaquearas y te quisieras rendir. Que al final de cuentas es tu vida y nadie debería tener derecho a decidir sobre ella más que tu. Que alguien que ha luchado por más de veinte años con un maldito y jodido monstruo que no te da tregua, debería tener ese derecho. Porque he visto desde hace poco más de un par de años como todo se va deteriorando, he visto como te vas apagando, como aún estando aquí, de a poco te vas alejando.
Quería decírtelo, pero a la vez me dio miedo verme pensando así. ¿Es que acaso era tan poco lo que me importabas? ¿Es que no te quiero tanto como he dicho siempre? ¿Es que no se supone que uno desea tener a su mejor amigo por siempre a su lado? Pero no era falta de amor. Nunca lo ha sido. Sólo Dios sabe cuantas noches he pasado rogándole al cielo porque estés bien, porque todo mejore y no tengas que lidiar más con todo esto. Porque es injusto, es total y absolutamente injusto.
Quería decirte que puedes ser débil conmigo, que no por ello cambiaría mi cariño y respeto por ti. Pero no lo hice. Recordé todas esas veces en que me dijiste que te idealizaba, pero no era así. Estas jodido, tienes mil defectos y un corazón terco y tonto, tienes esa maldita obsesión de querer arreglar la vida de todos aquellos a tu alrededor. Eres un pésimo mentiroso y un odioso hasta el infierno cuando quieres. Lamento decepcionarte, pero conozco muchos de tus fallos y no han disminuido jamás la admiración por el ser humano que aún con todo, eres.
Y quería decírtelo, que aunque el mundo se acabe mañana, has dejado huella en mi vida. Que me salvaste incluso de mi, infinidad de veces y que me ayudaste a encontrarme. Quería decirte tanto y me encontré siendo una Lidia demasiado egoísta, porque por fin tenía un amigo que a través de los años y mis tantas tonterías seguía creyendo en mi y queriéndome igual, aunque a veces diga que me desconoce, aun cuando lleguemos a pelear por tonterías. Soy y he sido demasiado egoísta, porque a pesar de todo te quiero aquí, porque a pesar de todo este tiempo no he podido hacerme a la idea de un mundo en el que no existas tú, un mundo en el que no estés para levantarme cuando caigo y decirme que todo este bien aun cuando sepas que la he jodido enormemente.
Hace tiempo pensaba que de alguna forma buscabas prepararme para "ese" momento, que las cosas que buscabas mantener al margen de mi, eran simplemente para que no me cayera todo "tan de golpe". Quise convencerme que de esa forma, lograría asimilarlo. Pero no es así, no creo que un día este realmente preparada para ello y aunque me parta en mil pedazos, sé que pase lo que pase, será lo mejor para ti.  Que yo he ganado demasiado al poder amarte, porque te lo dije hace ya varios años, yo no sabía que a los amigos también se les podía amar, y que manera de hacerlo. Que pude no haberte conocido, pero soy mejor desde que lo hago. Y después de todo lo que he escrito (con sentido o sin el), todo se reduce a querer decirte que pase lo que pase y hagas lo que hagas eres y serás siempre mi mejor amigo, que NO hay nada en este mundo que haga que deje de quererte, admirarte y respetarte. Ni ahora, ni nunca. Que dejes que toda esa angustia que se instala en ti se marche a molestar a alguien más. Porque TE MERECES estar bien contigo, no siempre podemos evitar dañar a quienes amamos, es parte de la vida, ya has perdido tantas cosas, has perdido a tantas personas, no te pierdas a ti también. Vive lo que tengas que vivir, pero por favor, hazlo por y para ti.