jueves, 28 de marzo de 2013

002

Han sido días largos encerrada en esta habitación. El animo ha decaído a sobremanera y aunque me repita una y otra vez que no esta bien, que debo salir de aquí, mis deseos son totalmente contrarios. No quiero ser más egoísta pero me aterra soltarte y es que has hecho de estos escasos meses, los instantes más maravillosos de estos 24 años, no me preguntes ¿cómo? porque la verdad es que ni yo misma lo sé.

Me has permitido vivir esta (nuestra) historia de una manera irreal, maravillosa, llena de caricias y besos que he podido sentir cual si estuvieras pegado a mi. No puedo decir que me has hecho sentir protegida y escuchada, porque eso lo haces desde hace años... Tan complicado y a la vez tan sencillo, me enamore de mi mejor amigo. Es un lío, lo es porque hoy en día no sé cómo podría volver a verte como tal.

La realidad me ha golpeado la cara y el dolor aún no me deja levantar, no puedo pedirte que te conformes con una relación así, confieso en este instante de manera engreída que no creo que exista mujer que sea capaz de amarte tanto y con tanta fuerza como lo hago yo, pero esto que por ti siento no es suficiente porque tu mereces más. Confieso también que no soporto el hecho de pensar que puedas dejar de amarme para darte una oportunidad con alguien más, me aferro como si fuese una niña pequeña a ti aún cuando sé que mereces tener junto a ti a alguien real.

La semana fue realmente dura, más para ti que para mi. Y fue eso la gota que derramo el vaso, cada momento, cada risa y cada palabra de amor dedicada a mi durante este tiempo ha hecho de mi la mujer más plena del mundo, pero... ¿dónde he estado yo ahora que la vida una enorme parte de ti, te ha arrebatado? Ni siquiera he sido capaz de darte algunas palabras de aliento, me he quedado muda, impotente y odiándome por no poder hacer más.

¿Qué soy si no estos textos? ¿qué soy yo si no estas fotos? Estas grabaciones... Porque por más que busque demostrarlo por estos medios la realidad es que no puedes saber que tan fuerte o tan sincero es esto. Porque ahora que más debía no pude estar para darte un abrazo y decirte al oído "no estas solo", porque por más que yo diga que estoy contigo hay un mar inmenso que nos separa. No lo estoy, yo no estoy contigo aun cuando daría todo cuanto poseo por poder estarlo. Aún cuando con gusto pasaría cada uno de mis días a tu lado.

¿Por qué deberías seguir alimentando estos sentimientos por mi así? Lo justo es... que como alguna vez alguien me comentara, tu buscases a alguien que pueda estar ahí, alguien a quien puedas tocar, a quien puedas besar y abrazar, alguien que se pueda ver reflejada en ese par de hermosos ojos tuyos que me hacen soñar.

001


Días de oscuridad… Cierro los ojos y aquí estas. Y aquí estoy… Digo “Ojala pudiera hacer más”, pero entiendo que por ahora las palabras están de más.