martes, 13 de diciembre de 2016

072


A esta vida le falta alguien.

A esta vida le faltas tú.

Llevo tu nombre grabado en el alma, Mathew O’neill. Siempre y por siempre.

Gracias por ser mi amigo incondicional, cómplice total y mi cable a tierra.

Me hará falta eternamente tu risa, tus tonterías, tus bromas interminables, tus canciones, tu guitarra, tu voz.

Tus abrazos a mitad de la noche, tus arrullos, tu consuelo y esa loca manía de quererme cuidar.

De aquí al último de mis días, te amo y te extraño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada